OWNING OUR FAITH – LGTB CATHOLICS – GAYS LESBIANAS BISEXUALES Y TRANSEXUALES CATÓLICOS

Miércoles, 8 julio, 2015

Fascinante testimonio de aquellos que son hijos e hijas de Dios, que quieren seguir siéndolo porque por Él fueron creados. Y en su iglesia desean ser comunidad. 
Es un vídeo emocionante y realista que muestra hasta donde un cristiano es capaz de poner limite a la aceptación fraterna, o NO poner límites que es mejor.
Dura unos quince minutos, pero es de mucho valor el testimonio. Gracias al hermano que nos lo hizo llegar.

web del sitio: http://www.owningourfaith.com/


MANIFIESTO CRISTIANOS LGBTI – ORGULLO DE ANDALUCÍA 2015

Martes, 30 junio, 2015

IMG-20150617-WA0004Queremos reivindicar con alegría y con fe que somos LGBTi’s seguidorxs de Jesús. Que somos en plenitud, que creemos en un Dios que sabemos que nos ama, que estamos llamadxs a anunciar un Evangelio inclusivo y a construir una Iglesia que sea de todos y de todas. Salimos a la calle para que s e nos vea, para compartir la fiesta de la diversidad y del respeto a todxs los seres humanos sea cual sea su orientación o creencia. Y lo hacemos pidiendo respeto, reconocimiento y dignidad, huyendo de la lástima y de la culpa. Queremos una sociedad que reconozca nuestros derechos y unas Iglesias que dejen de condenar y sean auténticas seguidoras de la Buena Noticia que anuncian. Queremos ser parte de una sociedad civil y de una Iglesia que se fundamenten en los Derechos Humanos como proyecto común y viable para todos y todas.

A la luz del Evangelio y en base a las palabras y hechos de Jesucristo, reclamamos:

  1. Igualdad real de mujeres y hombres en la Iglesia Católica.
  2. Que el estado del Vaticano firme la Declaración de los Derechos Humanos.
  3. Que Lesbianas, Gays, Transexuales, Bisexuales e Intersexuales sean acogidos dentro de las diferentes Iglesias Cristianas como miembros de pleno derecho.
  4. Reconocimiento de la existencia de diversidad de orientación sexual e identidad de género de la humanidad por parte de las jerarquías cristianas. Gran parte de sus bases ya lo reconocen.
  5. Rechazo frontal a los actos de violencia a Lesbianas, Gays, Transexuales, Bisexuales e Intersexuales por razones religiosas, así como a su asentamiento por parte de declaraciones claramente LGTBBi-fobas y discriminatorias
  6. Nuestra más firme condena a los Estados del mundo que por su sometimiento a las normas religiosas o culturales condenan a muerte, cárcel, y otras penas a Lesbianas, Gays, Transexuales, Bisexuales e Intersexuales.

Y pretendemos:

  1. Hacernos visibles a los ojos de la sociedad, especialmente de las Iglesias como del conjunto de LGBTi como personas con una vivencia en plenitud tanto de nuestra fe como de nuestra orientación sexual e i identidad de género.
  2. Mandar el mensaje a la sociedad de que, a pesar de nuestra jerarquía, ser católico/a no implica el rechazo a la diversidad sexual de la humanidad.
  3. Mandar un mensaje a la Iglesia Católica en su conjunto de querer caminar juntos por la senda de Jesús con base en el amor y el respeto.

Lo que no se ve, no existe. Sal a la calle y hazte ver.

Cristian@s LGBTi

Sevilla, 27 de junio de 2015


Orgullosos/as de Jesús

Domingo, 28 junio, 2015

“Dios no hizo la muerte ni se alegra con la destrucción de los vivientes, […] porque Dios creó al hombre y lo hizo a imagen de su mismo ser” (Sabiduría 1, 13a. 2,23)

Hoy hace cuarenta y seis años de aquellos disturbios en el barrio Neoyorquino de Stonewall, que arrancaron la lucha por los derechos LGTB en EE.UU., y posteriormente en todo el mundo. Recordando a quienes tanto se dejaron en el camino de la vida por la obtención de estos derechos, y sin dejar de mirar hacia países donde la homosexualidad es penalizada hasta con la muerte; hoy es un buen día para felicitarnos. 
El mejor regalo que se nos pudiera hacer a toda la comunidad, es que la corte suprema de los Estados Unidos reconociera irrevocablemente el derecho del matrimonio homosexual, lo cual es ya una realidad desde hace pocos días. 

image

Pero hay otros motivos para alegrarnos en este día y hay motivos para no dejar de sentirnos personas libres y seguir luchando para que otros lo sean. 
Desde mi condición cristiana me llama mucho la atención las lecturas de este domingo. Y no solo me llaman la atención, sino que desde la perspectiva de Jesús de Nazaret, creo que es muy posible un mundo mejor donde la libertad sea el punto de partida y la humanidad el punto de encuentro. 
Las religiones desde hace miles de años, ha dificultado la progresión en los derechos y libertades de las personas. El enfermo era despreciable solo por serlo, y así mismo cualquier persona que tuviera o viviera una cualidad excepcional en su vida (Levítico 15,25-30). Todo fuera por una manipulación de Dios al servicio de unos intereses concretos. 
Aunque en la actualidad aun tenemos talibanes en todas las religiones, que nos dicen a todos lo que tenemos que hacer e incluso se atreven a postularse como ejemplos, desde Jesús de Nazaret solo se nos muestra un camino posible, el camino de la vida y el camino del amor. Entendida cada dimensión como uno quiera, siempre y cuando no sea en detrimento de la libertad del otro ni de su dignidad. 
La lectura primera del día de hoy (Sab 1,13-15;2,23-24) bien podemos resumirla con aquella frase de San Ireneo que tanto me gusta: “la gloria de Dios es que el hombre viva”. Por otro lado, el evangelio (Marcos 5,21-43) nos muestra un camino en el cual Jesús de Nazaret una vez más rompe con el sistema establecido dejando de lado la ley escrita, poniendo en práctica la acogida y el amor como premisa de la existencia humana. “Si algo se desprende con claridad de su actuación es que, para él, hombres y mujeres tienen igual dignidad personal. 

image

Sin embargo, los cristianos no hemos sido todavía capaces de extraer todas las consecuencias que se siguen de la actitud de nuestro maestro. El teólogo francés René Laurenti ha llegado a decir que se trata de una “revolución ignorada” por la iglesia” (J.A. Pagola). 
Revolución que se vislumbra en lontananza desde el talante fraterno del Papa Francisco, pero que bien puede quedar en agua de borrajas por la presión de la gran estructura católico ortodoxa. En cualquier caso, en Jesús, por Jesús y desde Jesús de Nazaret tenemos un motivo para sentir orgullosos y orgullosas de que hace tantos siglos, un hombre desafiara las reglas establecidas y se volviera hacia aquella mujer a quien el sistema excluía por su enfermedad y su femineidad, y hablándole al corazón le restituyera su dignidad otorgándole la suya propia. 
¿Cuántas personas viven su vida en oscuridad simplemente por ser como son? “Personas buenas que se sienten indignas de acercarse a recibir a Cristo en la comunión; cristianos piadosos que han vivido sufriendo de manera insana porque se les enseñó a ver como sucio, humillante y pecaminoso todo lo relacionado con el sexo” (J.A.Pagola). 

image

¿Cuál es nuestro lugar, Señor? Se me ocurre preguntar hoy en el silencio de mi ermita. Desde luego no merece la pena sufrir por presiones o por la insensibilidad de la estructura católica ni de sus agentes clericales. Jesús, Jesús y Jesús. Su nombre nos lo dice todo, “Dios salva”. 
Y en su mensaje encontramos la receta necesaria para hacer el REINO DE DIOS, para vivir en fraternidad con aquellos que nos aman e intentando siempre poner cara amable a aquellos a los que debiéramos amar más. Jesús es nuestro valedor, nuestra suerte, nuestra liberación. 
¿De qué clase de muerte rescató Jesús a la hija de Jairo? Pues de una muerte en vida como tantos y tantas. De una sepultura causada por la ley, los estigmas y el continuo rechazo incluso de los más cercanos. 
Permita Dios, la vida y la conciencia humana, que se eliminen las barreras de la exclusión sexual, racial y de toda índole. El mundo no es mundo si todos no conformamos una gran fraternidad humana donde la paz, la justicia y la solidaridad sean una realidad. Confiemos en Jesús, en su proyecto del cual somos valedores/as. 
Solo así nos sentiremos cada día más orgullosos/as de Él. 
Feliz día del orgullo.

Floren Salvador Díaz Fernández. 


Testimonio de Dios en el Orgullo de Andalucía

Domingo, 28 junio, 2015

El día de ayer fue muy emotivo para tod@s l@s que participamos en llevar este mensaje reivindicativo de amor y libertad. Fuimos testigos de cómo gran parte de la población que observaba nuestra pancarta, así como much@s de l@s propi@s manifestantes se sorprendían. Era algo nuevo para ell@s, un mensaje que no se imaginaban ni pensaban que fuera posible. Estamos segur@s de que ha servido para mucho. Por lo menos para replantear esquemas, abrir algunas mentes y dar testimonio. Nos conformamos con que al menos a una persona le haya servido para acercarse de nuevo a Dios y a su mensaje de Amor. Pero por las caras que pudimos observar, estamos segur@s de que nuestro mensaje llegó más lejos de lo que podíamos imaginar.
Gracias a quienes participaron de un modo u otro. Esperamos que el año que viene se una cada vez más gente y consigamos avanzar más pasos en nuestras iglesias.

image


Únete a la pancarta de cristian@s LGTB en el Orgullo de Andalucía

Miércoles, 17 junio, 2015

IMG-20150617-WA0004Con la firme convicción de que Dios nos creó tal como somos y por tanto nos ama de la misma manera, ha surgido una iniciativa a nivel personal de varias cristianas LGTB, que están haciendo posible que este año participe una pancarta en la manifestación del día del Orgullo LGTB de Andalucía, en Sevilla. Dicha pancarta pretende mostrar y reivindicar la realidad de este colectivo doblemente discriminado: por ser LGTB; y por otro lado por ser cristian@s. Porque aún somos desplazad@s, marginad@s y vilipendiad@s en las diferentes iglesias. Y porque tampoco muchas personas del propio colectivo LGTB entienden aún hoy que es compatible creer en Dios y profesar esa fe en una iglesia, siendo homosexual, bisexual y/o transexual.

Por todo ello nos sumamos a su iniciativa y os invitamos a participar el sábado 27 de junio a las 18:00 en la Diputación de Sevilla (Avda. Menéndez Pelayo) en la pancarta con el lema “Dios nos hizo de todos los colores”.

Invita a tus amig@s y pasa este evento para que lo conozca el máximo de personas posible.

cartel orgullo peque -Modificado


LAS PINTADAS DE LA VERGÜENZA

Martes, 16 junio, 2015

Un pueblo es grande hasta que deja de serlo, cuando tolera que aunque sea uno solo de sus ciudadanos sea vilipendiado por una causa injusta. De la misma manera un cristiano pierde su propia esencia, cuando hace añicos el evangelio de Jesucristo anulando el principio básico del servicio a los demás.

Cuando escribo estas letras, tengo ante mí tres titulares recientes sobre los que reflexionar como ciudadano y como cristiano que soy. Por un lado “la justicia Mexicana reconoce la validez del matrimonio homosexual”, todo un logro en la lucha por la discriminación sexual a la que se suman otros muchos países.

El segundo titular: “la jerarquía Vaticana aun no ha aceptado al embajador francés ante la Santa Sede Laurent Stefanini, por ser un homosexual reconocido”. Por ello el Papa Francisco cediendo a presiones internas, aun no ha recibido a este embajador para que le sean entregadas las cartas credenciales.

Tercer titular: “en Pozoblanco (Córdoba) aparecen pintada ofensiva en la fachada de la casa de una pareja homosexual,pintada-homofoba-Pozoblanco-2015 comprometida activamente en la Iglesia católica”. Son noticias que implican muchas cosas, y desde luego la más significativa es que respecto de los derechos humanos no toda la batalla está ganada. Ojo, no se trata aquí de lo que usted considera que es normal o moralmente aceptable, o de lo que se debe o no se debe hacer. Se trata de permitir la libertad del sujeto, de la otra persona, para vivir su vida y manifestarse libremente.

A esta deformación de la realidad siempre ha contribuido de una manera significativa la moral católica más antigua, mal educando a las personas al respecto de algo tan esencial para la persona como es el sexo. El sexo no está reñido con el Reino de Dios, ni a Dios le place el que la persona reprima su sexualidad y sufra por ello. ¿Es tan complicado entender que Dios que es Padre y Madre, nos quiere felices para obrar maravillas en el mundo? ¿Qué efecto malintencionado tiene sobre la gente, el que dos chicos se quieran y se unan en matrimonio? Ninguno, absolutamente ninguno.

Sin embargo hay personas indeseables que haciendo suya una especie de justicia divina se toman la –supuesta- justicia por su mano y pretenden enseñar a estos chicos con ocultismo y unas pintadas de la vergüenza, que su camino no está en la cofradía en la que colaboran y trabajan.

Esta actitud condenatoria, de ninguna manera está ligada al ideal conservador de la vida, ni desde el plano político ni el religioso. El conservadurismo atesora grandes valores y somos muchos –estos chicos incluidos- los que se enorgullecen de tener amigos conservadores, muchos de los cuales son un gran apoyo en su cruzada en favor de la normalidad.

Tampoco es la cofradía en sí misma la que propicia en su conjunto este desprecio a esta pareja, ¡faltaría más! Aquí solo basta decir, que la hermandad del Resucitado de Pozoblanco hace honor a la inmensa mayoría de sus miembros, pues como la imagen a la que dan culto, son luz verdad y vida.

El problema es la intransigencia de algunos. El problema es la envidia y la obtención de un pretexto para que estos chicos -que lo que hacen es trabajar y testimoniar-, abandonen su puesto para ser ocupado por tal o cual persona. Al respecto de estas actitudes que alejan a los agresores del rostro de Jesucristo, quizás convendría tener en cuenta las recientes palabras del Papa francisco: “Si una persona es gay, y busca a Dios ¿quién soy yo para juzgarla?”. Así como el llamamiento del papa para no “estar obsesionados con estos temas”. O aquellas del Señor: “haced con los demás lo mismo que queréis que los demás hagan con vosotros” (Mateo 7,12ª) y otros muchos ejemplos del evangelio.

En definitiva, es una lástima que haya personas que no reconozcan el amor entre dos hombres y encima se atrevan a juzgarlo. Porque Dios no nos juzgará por pequeñeces cuando lleguemos a su presencia, no. “Al atardecer de la vida nos examinarán del amor” (San Juan de la Cruz).

Estos chicos se aman, y solo por ello Dios está con ellos y con todos los que los apreciamos y queremos. El descubrimiento de la homosexualidad no es fácil para una persona, pues implica vivir siendo especial o extraordinario. Y esta etapa siempre suele darse en la adolescencia o juventud.

A Blas y Braulio la vida los bendijo con el encuentro mutuo. Se encontraron a sí mismos y en cada cual el otro descubrió un rostro de luz, una complementariedad que les hacia ser personas en plenitud, felices y de verdad (Juan 14,6). Y en sus vidas descubrieron el autentico rostro del resucitado.

Mi total apoyo hacia esta pareja, mi abrazo a todos los que os quieren y os demuestran respeto con la vida. Quien no os respete, se las verá con Dios y con su conciencia.

Florencio Salvador Díaz Fernández

Titulado Superior en Teología. I.I.T.A. Universidad Pontificia de Comillas


“Una experiencia nueva y hermosa”, artículo de Pope Godoy

Jueves, 28 mayo, 2015

Una experiencia nueva y hermosa

Pope Godoy

popegodoy@telefonica.net

A raíz de mi charla en la Semana de Teología de las Comunidades Cristianas Populares de Andalucía (CCP), celebrada en noviembre de 2014, se me acercaron varias personas que dijeron ser miembros de un colectivo cristiano de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales(LGTB). Me invitaron a su reunión anual: “nos das la misma charla que has dado aquí”, me insistieron. Para mí ha resultado una novedad enriquecedora que intento explicar en estas líneas.

Fui descubriendo que había miembros de un colectivo portugués, que había personas venidas desde Barcelona, desde Madrid y desde varios puntos de Andalucía. Unas formaban parte de algún colectivo LGTB y otras venían a título individual. Había también algunas parejas heterosexuales. El número total rozaba las setenta personas. Aunque todo el encuentro me resultó especialmente interesante y enriquecedor, solo puedo reflejar aquí lo que más me llamó la atención y lo que más me impactó a título estrictamente personal.

El domingo por la mañana tuvimos una celebración ecuménica. Había personas de distintas confesiones cristianas y habían diseñado una celebración donde todas las personas pudieran sentirse identificadas y a gusto. Al terminar las peticiones y acciones de gracias uno de los responsables rompe “nuestro” ritmo tradicional en la celebración con una explicación sencilla: los tres evangelios sinópticos narran la cena pascual. En cambio el evangelio de Juan no menciona la celebración de la cena, sino que habla del lavatorio de los pies. En consonancia con este gesto, nos invita a que repitamos en esta celebración lo que hizo Jesús: lavar los pies quien quiera a quien quiera. Con total libertad y sencillez. Sacaron ocho pequeños barreños de plástico, botellas con varios litros de agua y toallas.

Cada cual, varón o mujer, cogió barreño, botella y toalla y se dirigió a alguien, varón o mujer, para lavarle los pies. Fue un momento especialmente emotivo y hasta sobrecogedor. Vi a personas llorar de emoción. Cuando la persona terminaba de lavar los pies, dejaba barreño, botella y toalla en el lugar establecido. En seguida otra persona repetía el mismo gesto con una nueva persona. No sé el tiempo que duró toda aquella “ceremonia”. Había un silencio aplastante y una densidad de emociones que abrumaban y distendían a la vez.

No terminó aquí aquella escena tan impactante. En un momento dado un varón, desconocido para mí, se arrodilló ante mí para lavarme los pies. Me quitó el zapato y el calcetín derecho. Me echó agua en el pie, la repartió con sus manos, me secó el pie y me lo besó. Lloré… Lloré en silencio y a lágrima viva. Cuando terminó nos miramos intensamente a los ojos ¡él arrodillado ante mí! Me agaché para acercarme el máximo a él; nos abrazamos a fondo y nos besamos. Él se levantó y se fue.

En mi viaje de vuelta fui reflexionando sobre la multitud de experiencias tenidas. Flotaba una sensación que me poseía por completo: la riqueza del pluralismo. Hay personas que piensan que lo mejor es hacer lo que siempre se ha hecho, rezar lo que siempre se ha rezado… Lo respeto absolutamente. Pero eso sí, con una condición innegociable: respetar y dejar vivir a quien no piense ni haga lo mismo que siempre se ha hecho. La convivencia sería mucho más armónica y más respetuosa.

De sobra sabemos que la innovación es el motor de la historia en multitud de campos. Uno de los más espectaculares es la medicina. Aquí nadie discute que eso de hacer lo que siempre se ha hecho es cuando menos una tontería y hasta una temeridad porque puede poner en peligro las vidas de las personas.

En el ámbito religioso sabemos que Jesús de Nazaret fue un gran disidente del judaísmo de su tiempo. Claro, que así le fue. Y así le ha ido yendo a lo largo de la historia a tantas personas disidentes de la religión recibida… ¿Es inmutable esta dinámica? Este colectivo cristiano de LGTB me ha enseñado mucho: su voluntad de autoafirmación, su alegría cuando han salido del armario, su decisión rotunda de participar en la vida social y religiosa con absoluto plano de igualdad, su sensibilidad ante la marginación y la exclusión… Sin darse cuenta, me enseñaron muchas cosas más que no puedo detallar aquí.

Al final tuvieron un detalle con quienes habíamos tenido alguna charla. Nos regalaron una sencilla placa con los colores del arco iris y esta bendición de sabor franciscano: “El Señor te bendiga y te guarde. Te muestre su rostro y tenga misericordia de ti. Te mire benignamente y te conceda la paz”. Por mi parte sólo tengo que añadir: Gracias y… ¡AMÉN!


A %d blogueros les gusta esto: