V encuentro andaluz de cristianos LGTBH

lunes, 4 noviembre, 2013

Como es costumbre ya, desde hace 5 años, se viene celebrando cada curso un encuentro andaluz de grupos de fe de personas LGTBH cristianas. Es un momento para compartir la fe con personas que han sufrido en algún momento el rechazo dentro de su propia Iglesia sólo por ser homosexuales, bisexuales o transexuales y que necesitan conciliar la fe que sienten en Dios y su infinito amor con su orientación sexual o identidad de género.

En estos encuentros aprovechamos para orar junt@s, formarnos, y celebrar la Eucaristía como una gran comunidad. Además, siempre hay tiempo para convivir y compartir experiencias con la ya gran familia que formamos. Y todo ello en un marco incomparable como es Chipiona, rodeados de paz, tranquilidad y contemplando la belleza de la creación frente al mar.

Si quieres apuntarte, escribe al correo que viene indicado en el cartel del encuentro. Y si conoces a alguien que crees que podría estar interesado, pasa la información.

CARTEL ENCUENTRO CRISTIANOS LGTB ANDALUCÍA 2014


Reunión grupo MAR 13/04/2012

martes, 17 abril, 2012

El pasado viernes nos reunimos para hacer juntos una pequeña oración y meditar sobre el tema de nuestra relación con Dios, que tiene que ser una relación de Amor viva en la que vamos creciendo y madurando con Él. Tenemos que tener en cuenta que nosotros cambiamos y evolucionamos cada día y es nuestro presente lo que ahora le importa a Dios.

Esta relación de amor hay que ejercitarla día a día, siendo conscientes de nuestras capacidades y limitaciones. De modo que en cada momento nos demos por completo a los demás, sin condiciones, pero aceptando que eso es lo que podemos dar, y no lo que otros dan y/o piensan que nosotros debemos dar también. Si Dios no me pide más de lo que puedo dar no debo yo asfixiarme con esta carga de responsabilidad, quemándome y evitando poder seguir aportando todos mis dones  en adelante.

Dentro de este marco es en el que tenemos que entender la búsqueda de la santidad. Entendiendo la santidad como la búsqueda de nuestra entrega total a los demás dentro de nuestras posibilidades y con nuestra personalidad, nuestras circunstancias y nuestro corazón.

Os dejamos el enlace del tema, basado en el estracto del libro «Dios en ‘off ‘ «, por si os sirve para reflexionar y os animamos a contactar con nosotr@s para uniros a nuestro grupo y participar de nuestras actividades.

Tema. Relación viva con Dios vivo

 

La oración está sacada del blog «Con María, apostoles de la enseñanza». Os la dejamos a continuación:

ORANDO EN COMUNIDAD CON MARÍA

TEXTO BIBLICO (Hch 1,14)

“Todos ellos se dedicaban a la oración en común, junto con algunas mujeres,
entre ellas María, la madre de Jesús, y con sus hermanos“

  • Cuando la primera comunidad cristiana está dando sus primeros pasos, allí está María. No quiere quedarse al
    margen de la comunidad de Jesús. De forma discreta, silenciosa, se pone en medio, siempre en medio de la
    Iglesia.
  • María se mete de lleno en la gran movida del Espíritu. Levanta las manos y el corazón para que todo quede lleno
    de la bocanada de aire fresco, que es el Espíritu.
  • María vive en el grupo el amor creciente por el gozo, los abrazos entrañables de unos y otros, los planes
    misioneros. María contempla gozosa un envío misionero inacabable para hacer presente el reino.

Tender lazos

Tender lazos, atar cabos, firmar pactos poniendo todo en el intento. Si uno no es capaz de ligarse a nada ni a nadie, al
fin, ¿no quedará un poco solo, un poco triste, un poco a medias? Porque la vida no sólo es pasar, sino dejar huella,
complicarse, implicarse en las cosas y en las luchas diarias que merecen un esfuerzo. Que mis gentes sepan que estoy
ahí, y que se lo demuestre una y otra vez. Que mi vida sea proyecto y sueño compartido.

Que mi vida se abra a un mundo que llama, grita, pide y da. Que me complique con las personas, con sus esfuerzos y
con sus dudas. Que cuando me pidan diga “sí”, cuando me busquen puedan hallarme; cuando me necesiten esté ahí.
Esa es un poco la raíz de la vida, el saberme parte del horizonte de los otros. Eso es lo que hizo María… estuvo allí… con
los amigos de Jesús, acompañando y animando a cada uno, y eso quiero yo aprender de Ella…

COMPROMISO

(Personal y en silencio aunque si alguien lo quiere expresar en comunidad tiene la oportunidad de
hacerlo también)

CANTO: Esperando con María (kairoi)

El Señor ha estado grande, a Jesús resucitó,
con María sus hermanos entendieron qué pasó.
Como el viento que da vida el Espíritu sopló
y aquella fe incierta en firmeza se cambió.

GLORIA AL SEÑOR, ES NUESTRA ESPERANZA,
Y CON MARÍA SE HACE VIDA SU PALABRA.
GLORIA AL SEÑOR PORQUE EN EL SILENCIO
GUARDÓ LA FE SENCILLA Y GRANDE CON AMOR.

Pues sus ojos se abrieron y también su corazón,
la tristeza fue alegría, fue su gozo el dolor.
Esperando con María se llenaron del Señor,
porque Dios está presente si está limpio el corazón.

GLORIA AL SEÑOR, …

Nuestro tiempo es tiempo nuevo, cada vez que sale el
sol,
y escuchamos su palabra, fuerza viva de su amor,
pues disipa las tinieblas y aleja el temor,
se hacen fuertes nuestras manos con la Madre del
Señor.

GLORIA AL SEÑOR, …

ORACIÓN

Ayúdanos, María, a vivir intensamente el amor a la Iglesia, y a hacer en ella las experiencias más vitales. Mantén
siempre tu calor para que entre los amigos de Jesús vivamos una experiencia de familia, y se estrenen cada día
caminos de reconciliación y de paz. Acompáñanos en la plegaria, para que puestos a la escucha, descubramos
cada día que todo es gracia.


Mis cinco minutitos

domingo, 3 agosto, 2008

 

La Madre Teresa de Calcuta dijo que:

 

El fruto del silencio es la oración

El fruto de la oración es la Fe

El fruto de la Fe es el Amor

El fruto del Amor es el servicio

El fruto del servicio es la Paz

 

Muchos de nosotros, yo la primera, hacemos en esta vida el camino contrario; sentimos que la Paz es una necesidad, y la Guerra una aberración, por lo que nos ponemos a trabajar por la Paz, humildemente, en la medida en que humanamente podemos (en ello incluyo el trabajo de voluntariado en Asociaciones de toda clase). Ya estamos prestando ese Servicio que mencionaba la Madre Teresa. En ese servicio es donde debe distinguirse un cristiano. Porque entiendo que ahí, precisamente, se encuentra el salto cualitativo entre un cristiano y un profesional contratado por una asociación (sea monitor, trabajador social, o lo que sea, con todos mis respetos hacia estos profesionales). El cristiano lo hace bajo el prisma del Amor, ese Amor que rebosa del corazón tras el encuentro personal con Dios. Ese Amor imparable que surge tras la experiencia de Dios, esa sed que sólo puede ser calmada haciendo lo que el Espíritu Santo te indica, y lo que señala siempre es a los demás, a nuestros Hermanos, diciendo: “Si no quieres tener más sed, te daré de beber al final del día, tras Amar a los demás” (¿no es verdad que la satisfacción por el Servicio bien hecho llena más que otras muchas cosas?¿no lo habéis sentido vosotros?).

 

Porque el Amor viene a través de la Fe, y buscas a Jesucristo a través de la Oración, o mejor dicho, dejas que Jesucristo te encuentre en la Oración, y para que el que habla sin palabras es preciso estar muy calladita y en un entorno que te procure tranquilidad. Aunque sean cinco minutitos diarios; esos cinco minutitos en el autobús o en el coche mientras vas al trabajo, o mientras te tomas el café de la mañana, o cualquier circunstancia que nadie mejor que tú sabes. Es preciso desconectar cinco minutitos para conectar con el Espíritu Santo, o al menos, para sosegarnos ante tantos agobios y ajetreo del trabajo, familia, amigos, televisión, que nos nubla la visión de la Vida.

 

Y así, con la necesidad que sentimos todos del establecimiento de la Paz

trabajaremos por la Paz (servicio)

con un sentido cristiano del Amor hacia el prójimo

sintiendo que, con ese Amor, dejamos que Dios actúe en el Mundo a través nuestra

por lo que le abrimos paso a la Fe, Fe en que nos hemos convertido en instrumentos de Dios en el Mundo para la Paz

Rezamos (oración) pues sentimos necesidad de sentir también a nuestra vez el Amor de Dios, de sosegarnos ante el agobio diario,

 

Y para ello necesitamos estar cinco minutitos callados, en Silencio.

 

Codice.


A %d blogueros les gusta esto: